¿Ahorrando para la cuota inicial? Nosotros te decimos cómo lograrlo

Cuota inicial

Comencemos por lo básico para adquirir una casa o apartamento: la cuota inicial. Esta es una porción de dinero que paga un comprador como garantía de a un proceso de pago en el cual se hace entrega de la suma restante.

En el mercado inmobiliario la cuota inicial es del 2% hasta el 10% y 15% del costo total del inmueble para los nativos panameños, aunque se puede presentar algunas variaciones que aumenten o disminuyan el valor de la cuota de acuerdo al acceso a ciertos beneficios o acuerdos de pagos a los que hayan llegado las partes. Para extranjeros ronda desde el 30% al 40% del valor de la vivienda, aunque por cada caso se pueden  ver excepciones.

Esta porción de pago aunque beneficia el proceso de compra de una casa o apartamento, tiende a no ser tan fácil de conseguir para muchos compradores, en especial cuando la economía local no es estable. Por lo cual requiere de mucho compromiso y persistencia para lograrlo. Pero, cuando esto no es suficiente, hace falta la visión y la recomendación de expertos financieros así como la precisión de un científico.

A la hora de ahorrar para una cuota inicial de un inmueble, el principal valor a medir es la relación de ingreso y egreso. Resulta ilógico ajustar los gastos a su mínima expresión en un hogar con múltiples necesidades y con ingresos por debajo o igual a salario mínimo. Por tanto la evaluación se centrará exclusivamente determinar qué inversiones pueden ser prescindibles o sustituidas por modalidades de consumo más económicas.

En términos de negocio, sería aplicar una dinámica Low cost al sistema de vida particular, realizando inversiones solo por el producto o servicio que desea pagar, sin importar el prestigio de la marca. Es decir, si acostumbra a comer en restaurantes, cambie el habitual por una más económico que ofrezca buena comida y atención, o simplemente prepare su comida y ahorre dinero con ello.

Al final, la suma de todo lo que se ahorre realizando compras inteligentes, serán para engrosar el monto a pagar en su cuota inicial. Seguidamente:

Trace metas de ahorro: Lo ideal es que estas metas de ahorro sean flexibles aunque de estricto cumplimiento, es decir, contemple la posibilidad de gastos imprevistos de manera que estos no interfieran en gran medida con sus intenciones de ahorro.

Sume ingresos extras: Analice las oportunidades de conseguir nuevas fuentes de ingreso que puedan ser destinada de forma parcial o completa al ahorro para la cuota inicial del inmueble que desea adquirir. Sea creativo y proactivo, no se necesita de algo fuera de lo común, pero sí que sea rentable. Haga una venta de garaje u ofrezca algún tipo de servicio los fines de semana.

Y por último considere transformar los ingresos ya obtenidos en bienes patrimoniales que no se devalúen ni estén accesibles a su gasto. En especial cuando la meta de ahorro para la cuota inicial en bienes raíces se han trazado en un futuro a mediano plazo. De esta manera están resguardados y pueden incluso recapitalizarse.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − tres =